Proyectado como residencia del fundador, el Palacio ocupa la parte izquierda del frente. De planta cuadrara, consta de dos plantas.


El palacio se caracteriza por su sobriedad, ajeno a todo lo característicamente definido como “churrigueresco” sin apenas concesiones a lo ornamental y decorativo, exceptuando los  robustos baquetones fajados que enmarcan los vanos y la decoración que ayuda a sostener el balcón principal, a fuerza de roleos vegetales, placas recortadas y la cabeza de un león con el ajedrezado heráldico del Valle del Baztán entre sus fauces y las dos cabecillas angulares, uno con gesto risueño y fruncido el otro. Estas cabecillas son idénticas a otros motivos hallados en la imaginería de Churriguera, como las que aparecen en la parte superior del retablo del convento de San Esteban en Salamanca realizado en 1693.

Este baquetón de la  portada resalta la cabeza de un león, con las fauces abiertas sujetando el escudo ajedrezado del Valle del Baztán fué concedido en 1212 a los Baztaneses por el arrojo demostrado en la batalla de las Navas de Tolosa. También resaltan las guirnaldas que repiten la forma ornamental de la época pero que la hacen ser más rigurosa. Esta puerta está coronada por un escudo que sobresale en la cubierta, siendo ésta posterior a la construcción inicial. En el escudo aparecen los títulos nobiliarios del Marqués de Belzunce y el Conde de Saceda, ambos unidos en la figura del segundo hijo de Juan de Goyeneche (Francisco Miguel).Se cree que fué realizado aproximadamente en 1750.

El zaguán del Palacio da paso a un hermoso patio interior con un pozo, estando jalonado con arcos de medio punto. Del recibidor de entrada parte una escalera señorial con altos peldaños. La bóveda de la escalera es de remate plano y en ella se aprecian figuras geométricas rectilíneas.

 
En la planta superior se ubican las estancias nobles, componiendo una edificación palaciega. Las crujías del Palacio son amplias hasta el punto de que en uno de sus salones se llegó a instalar un pequeño teatro en época posterior (Romanticismo).  El palacio se comunica con la iglesia interiormente a través de las estancias del segundo piso. Como era habitual en las residencias nobiliarias se establecían pasadizos para comunicar con las tribunas de las iglesias próximas, y don Juan de Goyeneche no iba a ser menos, por ello, también estableció un paso de comunicación con la tribuna situada en el lado del Evangelio (izquierda), desde donde se visualiza ampliamente el presbiterio y su retablo mayor, obra también de José Benito Churriguera y desde la que se vería la escena principal de dicho retablo, el medallón en relieve con el bautismo por parte de San Francisco Javier de los indios filipinos.


Son destacables las bodegas que se encuentran bajo el Palacio. Llama la atención el ramal que cruza la Plaza Principal hasta la casa situada frente al torreón, teniendo salida por la misma.

 
La parte izquierda del conjunto se cierra con un torreón coronado con balaustres y bolas de características herrerianas, aportación personal de Churriguera conocida por su admiración por el arte de Juan de Herrera, constructor del Monasterio del Escorial Su estructura cuadrada parece que custodia todo el Palacio por el costado izquierdo y no se encuentra en el torreón ninguna simetría con las torres del templo y las ubicadas en la fachada principal. Todo ello da un aire de solemnidad al edificio de la Iglesia.

Detalle palacio

Palacio de Nuevo Baztán


Ayto Nuevo Baztán © 2014 - Todos los derechos reservados

Web diseñada por www.lawebdelinformatico.es

HISTORIA

Conoce la historia del pueblo

PROTAGONISTAS

Fundadores y referentes

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

CONJUNTO HISTORICO

Lugares que no te puedes perder

ENTORNO NATURAL

El encanto de la tierra

GUIA

Alojamiento y restaurantes

SITUACION Y PLANO

Como llegar a Nuevo Baztán

GALERIA DE IMAGENES

Momentos inmortalizados

ENLACES DE INTERES

Nuevo Baztán recomienda

INICIO

Página principal de la web

OFICINA DE TURISMO

Todo lo que necesitas a un click