Ayto Nuevo Baztán © 2014 - Todos los derechos reservados

Web diseñada por www.lawebdelinformatico.es

EL MEDIO NATURAL:

LA UNIDAD ECOLOGICA DE PARAMOS Y VEGAS DEL SURESTE.


La provincia de Madrid comprende dos grandes zonas ecológicamente bien diferenciadas: una montañosa, al Norte, que corresponde al Sistema Central (Unidades Ecológicas de la Sierra), y otra que comprende el resto de la provincia, fundamentalmente llana, que incluye las cuencas de los ríos Guadarrama, Jarama y Henares (Unidades Ecológicas de la Cuenca).


Este carácter dual de la provincia de Madrid se aprecia claramente a través de una simple aproximación paisajística. Así, de un lado nos encontramos con el Madrid serrano: aquel donde asoman los berrocales graníticos, y el de los inmensos depósitos arenosos que se extienden a los pies de la sierra. Y de otro lado, al Sur, nos encontramos con el Madrid de las mesas, con sus páramos de coberteras calizas cortadas por ríos jalonados de vegas, y el Madrid margoso y yesífero, con oteros y cerros de formas redondeadas y suaves. El primero es de suelos ácidos, pobres; el segundo de suelos básicos, ricos en nutrientes. Casi todo es diferente en estos dos madriles, el color de la tierra, las casas rurales, la actividad agrícola y ganadera, la flora, la fauna. El paisaje, en conjunto, es distinto.

GEOMORFOLOGÍA


Nuevo Baztán se levanta en un espacio cuya topografía es poco accidentada, aunque se trata de un terreno alto, ya que la altitud media es de 830 m. sobre el nivel del mar, oscilando entre máximos cercanos a los 900 m. en las partes más elevadas del páramo, y el mínimo de 710 m., localizados en el valle por el que discurre el Arroyo de la Vega, que dibuja un salto topográfico importante, con una diferencia de cota de 125 m. en una distancia de 400 m. 


Desde el punto de vista geológico y geomorfológico, Nuevo Baztán se encuentra enclavado en la Submeseta Sur, algo al NE de la cuenca del Tajo cuyo relleno corresponde a materiales terciarios y cuaternarios depositados en régimen continental. El resultado es que Nuevo Baztán aparece situado en una gran superficie plana, denominada genéricamente "páramo castellano", constituida en su totalidad por materiales sedimentarios.


La estructura geológica del páramo, situado entre los valles de los ríos Henares al NW y Tajuña al SE, corresponde a la evolución genética de una cuenca sedimentaria y la disposición de los materiales es prácticamente subhorizontal, aunque está presente una ligera pendiente de 2 metros por kilómetros en dirección SW, sólo apreciable a escala regional. Los distintos estratos presentan replegamientos suaves y de amplio radio.


Entre los principales tipos de materiales que definen este relieve aclinal están los de origen terciario: Paleógenos, adosados a los materiales de los marcos montuosos de la cuenca y depositados discordantemente sobre ellos, y los Neógenos correspondientes al periodo del Mioceno, que adquieren en la zona un gran desarrollo, y los de época del Plioceno.


Es interesante detenerse en los materiales del Mioceno, ya que se pueden diferenciar tres tramos: el de sedimentos rojo-amarillentos, compuesto por fangos de arcillas limo-arenosas con antiguos ríos fósiles o paleocanales; el de sedimentos de las cuestas, constituido por rampas y cuestas que unen la superficie de páramo con los sedimentos rojo-amarillentos (es un nivel de arcillas y margas frecuentemente yesíferas con intercalación de caliza); y las calizas de los páramos o bancos de calizas fósiles de gasterópodos pulmonados que constituye el último término observable de la sucesión estratigráfica del Mioceno de la Cuenca del Tajo (el espesor de esta caliza es muy variable de unos puntos a otros, presentando una potencia media de 15 m. que disminuye paulatinamente en dirección SE-NW).

HIDROGRAFÍA


La cuenca hidrográfica a la que pertenecen los ríos Henares y Tajuña, entre cuyos valles se sitúa el páramo, es la del río Tajo, del cual ambos son afluentes por su margen derecha. Localmente, el área queda drenada de N a S por el Arroyo de La Vega, principal curso fluvial de la zona, que desagua a 3 Km. hacia el S en el Tajuña. Este eje corta de forma brusca el páramo, pues una vez traspasada la capa superior de calizas, debajo de éstas sólo encuentra margas yesíferas fácilmente erosionables y donde la red fluvial se encaja poderosamente.


Pero la red hidrográfica del entorno de Nuevo Baztán se encuentra configurada, además, por otros arroyos menores como el de Valdegrande y el Barranco de Valdezarza, ambos marcados por una fuerte estacionalidad dada la escasez de precipitaciones.


Este reducido número de cauces fluviales se ve complementado por otro acuífero: el fluvial subyacente que, desarrollado sobre sedimentos impermeables, se recarga con agua de lluvia que se infiltra bajo las calizas, saliendo al exterior en forma de manantiales con importantes caudales con importantes caudales cuando se encuentran con las barrancadas. Así, muy cerca de Nuevo Baztán nos encontramos con la Fuente del Rey, Fuente de la Almunia, Fuente del Tío Macaco, Fuente del Quemao... Estos puntos de humedad, se configuran como auténticos sobre la seca planicie del páramo.

Morfológicamente no se trata de una superficie estructural, sino erosiva, de ahí su variable grosor. Las capas de sedimentación están muy fracturadas y rotas, por lo que en los bordes pueden presentarse desprendimientos de bloques. Sin embargo, su mayor dureza las ha convertido en un freno frente a los agentes erosivos.


En los materiales del periodo del Plioceno ha tenido lugar una fragmentación, alteración química y denudación de los paquetes de calizas que ha generado un manto de material arcilloso que recubre totalmente la superficie caliza, presentando una potencia oscilante entre los 10 cm. y 1,5 m. Se trata de un nivel de arcillas rojas de descalcificación (Terra Rossa) originadas por la disolución de las calizas, en las que son también observables procesos de karstificación que dan lugar a la existencia de oquedades subterráneas, dolinas de fondo plano (en cubetas) y de profundidad variable entre 5 y 6 m.


Los materiales cuaternarios, al igual que los pliocenos, presentan una variada naturaleza y recubren una amplia superficie del páramo enmascarando en parte los sedimentos del sustrato. Los materiales de Edad Cuaternaria generan una morfología de glacis y coluviones a modo de depósitos de cantos y bloques de caliza envueltos en una matriz arcillo-limosa, desarrollados sobre las laderas de los valles de los arroyos, cuyos fondos planos evidencian procesos de periglaciarismo.

Situada al SE de la Comunidad de Madrid, y casi lindando con la provincia de Guadalajara, la población de Nuevo Baztán se encuentra ubicada en este segundo gran grupo de unidades ecológicas, concretamente, en la Unidad Natural de Páramos y Vegas del Sureste.


Cuando se habla de páramos, estepas, o zonas semiáridas, la inmensa mayoría de personas imagina paisajes carentes de vida, estériles, sin ningún atractivo. Nada más lejano a la realidad. Como veremos a continuación, los páramos del Sureste de Madrid, entendidos como unos paisajes en los que subyacen ecosistemas y usos de características muy diversas y peculiares, constituyen uno de los medios más valiosos e interesantes a escala regional.


El interés de estos páramos, conocidos también como la Alcarria Madrileña, se centra en varios aspectos, muchos de ellos desconocidos por el público en general. El primero es la presencia de unas condiciones físico-químicas únicas, que concurren en pocos ecosistemas peninsulares. En la unidad natural de páramos y vegas del SE, los suelos son predominantemente calizos, o margosos y yesíferos, y sobre ellos se dan las condiciones climáticas de mayor aridez de la Comunidad de Madrid. Esto ha permitido la presencia de una biota particular a través del tiempo, a la vez que posiblemente hayan sido y sean enclaves importantes en los procesos de especiación de algunos grupos de flora y fauna.


El segundo punto de interés es la existencia de una larga lista de especies propias de estos medios, que en el ámbito de la Unión Europea únicamente están presentes en el Estado Español. Esta endemicidad se acusa tanto en las gramíneas y caméfitos, como en las comunidades limnológicas y en ciertos grupos de vertebrados, como pueden ser las aves. Para hacernos una idea de la importancia de la ornitocenosis del entorno de Nuevo Baztán, baste decir que de las 20 especies más comunes de aves que se encuentran en este medio, la mitad tiene sus principales poblaciones europeas en la Península Ibérica.


El tercero es que, si no se parte de prejuicios, como los apuntados en el primer párrafo, resultan uno de los paisajes más apasionantes de la Península, puesto que a las excepcionales condiciones de visibilidad y al interés de los procesos geomorfológicos, se añaden, a pequeñas escalas, no apreciadas por la mayoría de los observadores, grandes variaciones espaciales en sus comunidades vegetales, en su fauna de artrópodos y en las propiedades de sus suelos.

Vistas desde la torre

Campos Nuevo Baztán

Fuentes de Nuevo Baztán

HISTORIA

Conoce la historia del pueblo

PROTAGONISTAS

Fundadores y referentes

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

CONJUNTO HISTORICO

Lugares que no te puedes perder

GUIA

Alojamiento y restaurantes

SITUACION Y PLANO

Como llegar a Nuevo Baztán

OFICINA DE TURISMO

Todo lo que necesitas a un click

GALERIA DE IMAGENES

Momentos inmortalizados

ENLACES DE INTERES

Nuevo Baztán recomienda

INICIO

Página principal de la web

ENTORNO NATURAL

El encanto de la tierra