Ayto Nuevo Baztán © 2014 - Todos los derechos reservados

Web diseñada por www.lawebdelinformatico.es

El abastecimiento de agua de Nuevo Baztán se venía realizando secularmente mediante pozos-había uno público en la plaza de la Cebada, al noroeste, <<de buenas aguas>> y ya citado por Madoz, y otros en la fábrica de tejidos y en el palacio- y una noria situada en la huerta, que debía surtir al palacio y los establecimientos, aunque en 1752, en el Catastro de Ensenada, se dice de ella que “por la poca abundancia de agua no alcanza más tierra para hortaliza“.


Precisamente, uno de los principales problemas para el mantenimiento de las fábricas era la falta de agua.

 

Tradicionalmente ha existido una fuente en el conjunto, la fuente de los Tritones, situada en la plaza de la Iglesia, aunque se ha descubierto una taza de gran interés en la huerta. En el término municipal se conocen otras dos, la fuente del Rey y la de la Almunia, así como varias en el arroyo Valmores.

 

En los años del cambio del siglo XIX al XX parece que se introdujo otra fuente en la plaza de la Iglesia, fotografiada en el artículo de 1932 de López Durán, más pequeña,

de base circular y pieza piramidal con un caño -posiblemente para uso de la población- y, dentro del proyecto de abastecimiento de aguas de 1961, se crearon dos nuevas: una en la plaza del Mercado y otra en la calle del Prado.


Ambas forman parte de unos modelos que se repiten en toda la Comunidad de Madrid; el primero es de sección circular y se ejecutó en granito, material extraño en esta zona, con parte mampuesta y otra en sillares, como el remate en pedestal con bola final, formalización ajena a la arquitectura del lugar; el segundo, más discreto, tiene un cierto aire clasicista, con su pequeño recinto propio y, asimismo, realizado en granito.


En el Camino del Boleo, al norte del casco histórico, se realizó -probablemente en 1956- una fuente con lavadero cerca de la carretera de Alcalá de Henares; esta pieza, tipo repetido en numerosos pueblos de Madrid con diversas variantes, se ejecuta toda de granito –material extraño en Nuevo Baztán- y se compone de una peana de carácter vertical de mampuesto que alberga los caños y que separa los dos vasos: uno para abastecimiento de agua potable y otro para el lavado, de grandes piezas enterizas.


FUENTE DE LOS TRITONES

Hasta hoy, única fuente realiza por José de Churriguera, esta esculpida en la misma piedra caliza que el conjunto. Recurre al manido tritón como protagonista principal de la fuente que, en dos parejas, sostienen el plato al que se vierte el agua desde la alcachofa superior, para posteriormente caer al estanque inferior.

- Primer Servicio: Se extrajo un caño que surtía a una fuente que estaba cubierta por un pabellón donde se construyó una casa de baños, con varias pilas de piedra, donde se suministraban los baños a temperatura conveniente, pero no queda claro si ese mismo edificio servía como casa del guarda y sala de reposo, o si había otra construcción con estos fines. Esta edificación ha desaparecido con la construcción de la carretera que une Nuevo Baztán con Villar del Olmo al pasar justamente por encima de ella.


- Segundo Servicio: Este agua que se recoge del manantial, mana en la actualidad de dos veneros, cae en dos piletas circulares, una debajo de cada caño; a través de una canalización vierte el agua por una oquedad a la parte que ofrece el servicio de abrevadero, restaurada esta parte en el último campo de trabajo de 1987, entendemos que, aunque realizado con fábrica nueva, respetando la disposición original.


  1. -Tercer Servicio: Del mismo manantial se extrajo otra conducción que llenaba el pilón para el lavadero directamente a través de una tubería por la que cae el agua directamente.


Esta zona denominada bañal y de forma rectangular, es el lugar donde el agua se va acumulando y donde las mujeres se reúnen a lavar. Tiene además el lecho cerámico y bolas en las esquinas. La forma común a todos los lavaderos viene dada por la facilidad para que todas las mujeres se pudieran poner en fila una al lado de la otra a lavar las prendas. Es por ello, que la piedra de esta zona sea inclinada y con estrías, para poder así frotar la ropa sin dificultad.


De este bañal o lavadero, que en las horas en que las mujeres no bajaban a lavar ejercía la función de estanque donde se bañaba la chiquillería de la zona, manaba el agua rebosante a través de una conducción a otro pilón en la parte inferior, cuya función no podemos determinar, pilón de los pobres, terraza para aprovechar el agua procedente del pilón y conducirlo a las huertas y drenar el agua a las zonas de cultivo siendo aprovechado por los campesinos de esa zona para regar sus huertas, que debido a lo inclinado de la ladera, se regaba a través del sistema de terrazas, de manera que el agua iba cayendo de terraza en terraza hasta la zona de la vega, lugar fértil que no necesitaba de riego como en la parte alta.


En la actualidad, el lavadero no cuenta de techado como así ocurre con la mayoría de los lavaderos públicos, los cuales se techaban con una pobre estructura de traviesas de madera que se solían cubrir o bien de materia vegetal o bien de tejas, evitando así la incomodidad de las inclemencias del tiempo. Esta techumbre es la que siempre desaparece primero debido a la fragilidad de los materiales, sin embargo, en este caso, como ya hemos dicho anteriormente, este lavadero no dispone de él.


Podemos observar pues, como un solo manantial se podía aprovechar para diferentes usos: fuente pública, lavadero, abrevadero, estanque y sistema de riego comunal para las huertas de la zona. Sólo con ver esto, podemos testimoniar como las Fuentes y las Fuentes Lavaderos, son testimonio de la riqueza hidrológica por una parte, y por otra, de la capacidad de la ciudad para dotarse de equipamientos e ingenios necesarios para el funcionamiento particular y colectivo de sus ciudadanos y de las actividades productivas instaladas en ella. Esta fuente, supone un hito como conjunto hidráulico de este tipo con alto interés histórico y consolidado valor  etnológico.

El contexto histórico en el que debemos enclavar la construcción de la Fuente- Lavadero de la Almunia es contemporáneo al de la construcción del Palacio-Iglesia y de todo su Conjunto Histórico. Como ya hemos visto en el desarrollo del núcleo de Nuevo Baztán por parte de Juan de Goyeneche, Nuevo Baztán, lo enclava en una zona de páramo donde el agua subterránea es abundante debido al material del suelo, la caliza, que lo hace tremendamente poroso y que ocasiona que en zonas concretas no haya agua pero en otras aparezcan estupendos manantiales ya que todo el subsuelo de la zona está recorrido por éstos sólo a la espera de que mane por algún lugar.


Así pues, Goyeneche, conociendo la existencia de este manantial, y sabedor también de los problemas de abastecimiento de agua con que contaba el pueblo, decide levantar a la par que su núcleo fabril una construcción que diera varios servicios a la población a la vez: una fuente que abasteciera de agua a la población y que a través del sistema de aguadores subiera el preciado elemento al pueblo, un lavadero donde las mujeres pudieran lavar las ropas y un sistema de riego eficaz para las huertas de la ladera.


Es por esto que siendo coetáneo, el material sea el mismo, la misma piedra extraída de las mismas canteras que para la construcción del Palacio y el mismo estilo sobrio, serio, rectilíneo, escurialense que usara Churriguera como línea de actuación para todo su conjunto, llegándose a ubicar un estupendo escudo heráldico, hoy desaparecido, de la familia Goyeneche.


El tiempo ha ido pasando y su uso se ha ido manteniendo a lo largo del tiempo hasta nuestros días, son muchos los mayores del pueblo y de los alrededores que recuerdan como sus madres venían a lavar, sus padres a recoger y llevar el agua y ellos a disfrutar en el estanque con el resto de los niños.


FUENTE DEL REY


Esta fuente está situada en la Ctra. M204, en el sentido de bajada a Valverde de Alcalá, en el Km 11. Se trata de un manantial de aguas laxantes y diuréticas que gozaron en otras épocas de gran fama llegando a enviarse a Flandes embotellada. De esta agua estuvieron sirviéndose durante el devenir de los años Felipe II, Felipe III, Felipe IV y Carlos II. A lo largo de los siglos los reyes y los nobles utilizaron este remedio para curar sus enfermedades, mandando traer el agua desde diferentes manantiales hasta sus palacios. La fuente de Corpa en Alcalá de Henares fue escogida por sus propiedades diuréticas y laxantes para bebida ordinaria de los Reyes de España. Felipe II encontraba alivio a su «astricción de vientre», Felipe III y Felipe IV la bebieron durante toda su vida. Según Limón Montero (1697): «Este agua es sumamente pura, pero mueve la orina y vientre y excita el apetito». Carlos II dejó de beberla porque no le sirvió a su padre para curarle «el mal de piedra», usando la de Húmera y la Fuente Castellana, sitas en Madrid y famosas por su finura y pureza.


Según “la Revista Europea” del 1 de agosto de 1875, se narran las características del oficio de sumiller: “Era de su cargo guardar la plata propia de este servicio, llevar cuenta con los proveedores del vino regalado, ordinario y nieve que fuesen necesarios para el servicio de S. M., Estados y raciones. «El vino de San Martin que se gasta en el vizcocho y el agua de Corpa para la persona de S. M. ha de recibir el sumiller ó un ayuda del mismo oficio y siempre que se lo entregare la persona que lo trajere; ha de hacer la salva, dándosela el sumiller ó el ayuda. Ha de saber y tener particular cuidado y averiguar si la fuente de Corpa, de donde bebe S. M., está en la custodia, decencia y limpieza que se requiere; y si fuere necesario limpiarla, poner llaves ó hacer algún reparo, dará cuenta de ello al mayordomo mayor ó semanero. Ha de proveer de la canela necesaria para el agua de S. M. y los Estados. » Asistía á la mesa de S. M. sin sombrero ni espada. Siempre que había necesidad de ir por agua á Corpa le acompañaba un ayuda ó mozo con las llaves, y después de sacada el agua volvía á cerrar el depósito.”


Aparece esta fuente reseñada en la Novela Ejemplar de Cervantes “La Ilustre Fregona”, comparándola con una de Toledo, aunque realmente no la deja en muy buen lugar respecto a ella. “Los mancebos, con solo un criado y a caballo en dos muy buenas y caseras mulas, salieron a ver la fuente de Argales, famosa por su antigüedad y sus aguas, a despecho del Caño Dorado y de la reverenda Priora, con paz sea dicho de Leganitos y de la estremadísima fuente Castellana, en cuya competencia pueden callar Corpa y la Pizarra de la Mancha.”.

Mucho antes, de todo esto esta fuente ya había sido mencionada, exactamente en 1575 por Ambrosio de Morales en su libro “Las antigüedades de las ciudades de España, que van nombradas en su crónica, con la averiguación de los sitios y nombres antiguos”. Lo que hoy es la Fuente del Rey, en el S.XVI era conocida como la “Fuente de las siete hogazas del pueblo de Corpa. “Dizen que un pastor aquexándole el hambre, sin mirar lo que hazía, se comió siete hogazas que para su semana tenía. Acabada la comida se sintió tan hinchado que le parecía querer rebentar. Fuesse con grande fatiga a bever de esta fuente que estaba cerca, y començó a digerir su su mala repleción, de tal manera que con más y más bever presto se vio libre de su peligro. Otros dizen que un pastor començo a comer de su pan junto a esta fuente, y beviendo della, digerió tanto y cobró tal hambre, que no paró hasta comerse siete hogaças que tenía. Sea alguna destas o otra la causa, la fuente tiene este nombre, y es muy estimada por lo mucho que ayuda a la digestión. Yo he bevido algunas veces en ella sin mucha tassa, y con tener harto flaco el estómago, no he sentido daño en él, sino antes buena ayuda y esfuerzço”.


CONJUNTO FUENTE DEL REY

El conjunto está formado por dos fuentes y un monolito de piedra.


Una de ellas es el verdadero manantial, del que manan las aguas laxantes mientras que el otro es una fuente-abrevadero a la que han conducido las aguas desde el propio manantial.


El monolito de piedra, de forma rectangular y rematado en pico está levantado sobre dos escalones, presenta en una de sus caras unos grabados litográficos que aluden a las condiciones de las aguas que de alli manan: “Fuente del Rey. Cuyas salutíferas aguas se bebieron en las mesas de los reyes e incluso se enviaron a Flandes”


En la cara opuesta aparece la siguiente litografía “Citada por el Dr. Limón Montero Alcalá 1697”. Las obras sobre aguas minerales, escritas desde el punto de vista médico, no desdeñan incluir informaciones sobre las condiciones físicas de los lugares donde se encuentran. Así, en la obra de Alfonso Limón Montero, publicada en Alcalá de Henares en 1697 y titulada Espejo cristalino de las aguas de España, hermoseado y guarnecido, con el marco de variedades de fuentes y baños... se recogen datos sobre minerales, tomados de Plinio en algunos casos, donde aparece reseñada la Fuente del Rey por ser manantial de aguas medicinales.

Todo el conjunto está elaborado con la piedra de la zona, piedra caliza de las mismas características que la utilizada para todo el conjunto fabril de Nuevo Baztán, que en el caso del monolito, está tallada y elaborada, sin embargo, en el caso de la fuente-manantial y de la fuente-abrevadero no es así, ya que ambas están construidas con la misma piedra caliza pero sin tallar, unidas entre si de una manera tosca con argamasa y las piezas colocadas sin orden ninguno.


Ya hemos visto los usos que a lo largo de la historia se han hecho de las aguas que vierte este manantial hasta tal punto que desde hace un tiempo, este espacio se utiliza también como abrevadero descansadero del ganado, pues este lugar es el punto de partida o término, depende desde donde se quiera ver, de la Senda Galiana, proyecto que ahora mismo también está en trámites de recuperación. Actualmente, origen de la Senda, se trata de un ensanchamiento importante de la vía utilizado para el descanso del ganado.


Se encuentra en estos momentos acondicionado como área recreativa, de hecho, es tradición bajar las familias y los amigos allí a pasar el “Día de la Tortilla”. Por todo esto y por el entorno en el que se encuentra, al pie del pinar que divide los términos municipales de Nuevo Baztán y Villar del Olmo, podemos decir que se encuentra en buen estado, siempre teniendo en cuenta que el material con el que está hecho es piedra caliza, la misma con la que se construyó el conjunto de Nuevo Baztán, es por ello que, las inclemencias del tiempo, el agua, el viento, la erosión en definitiva, machaque poco a poco el estado del material con el que están construidos los diferentes elementos de los que hemos estado hablando.

Fuente de los tritones

Detalles fuente de los Tritones

La fuente de los Tritones, aunque modificada y trasladada, se ha mantenido en esta plaza desde su construcción. Ejecutada completamente con piedra de Colmenar, se compone de un pilón circular de diámetro de 4,8 m de sencilla sección, que ha sido restaurado, más un pavimento perimetral añadido recientemente y el fuste y la taza. El primero está compuesto por un elemento inferior de trazado barroco, que imita el de la galería superior de la plaza de Fiestas y hoy perdido, sustituido por una pieza similar sin ornamentar; sobre él se disponen varias basas que se reducen en planta hasta a canzar los tritones, tres animales marinos que sostienen con sus colas la sencilla taza, de la que surge un surtidor de piedra también nuevo, en lugar del cilindro sin interés existente hasta el momento, producto de alguna intervención poco afortunada a comienzos del siglo pasado.


La construcción de la fuente de los Tritones debe ser coetánea a la del conjunto monumental, y, según la mayor parte de los autores, obra de Churriguera . De clara adscripción barroca en la ornamentación del fuste, debe ser anterior a la más compleja fuente de la Fama de Pedro de Ribera, con similares tritones, construida entre 1738 a 1742. Parece que era servida por una noria existente en la huerta del palacio y su posición en la plaza era centrada,  aunque no era coaxial con el eje de acceso desde Madrid.


Mantuvo esta localización en el siglo XIX y a finales originó un posible trazado isabelino ya comentado, que no se mantenía en 1932, fecha a partir de la cual, tras pasar a manos de la familia González de la Ballina, se rodea de cuatro cuadros concéntricos, al parecer de boj.


Tras la vuelta a la propiedad pública en 1986 se procede a su recuperación; otra restauración en taller de 1997 - instalada un año después- le proporciona la imagen actual. El principal cambio es su ubicación, pues se ha desplazado hacia el norte para centrar el ámbito interior antes reseñado, pero sin ocupar una posición coaxial con el acceso desde Madrid.


FUENTE DE LA ALMUNIA

Situada en la zona llamada “La Almunia” donde también se ubica el “Cerro de la Almunia” debe su nombre al paraje en el que se encuentra. Distante a 1.5 Km del casco urbano responde por su forma a la tipología de fuente-lavadero-abrevadero ya que dispone de tres partes bien diferenciadas: la fuente, el lavadero y el abrevadero.


La Fuente de La Almunia también es conocida como “Lavadero- Fuente” o “Fuente de Arriba de Belmonte de Tajo” perteneciendo al Conjunto Histórico de Nuevo Baztán, declarado Bien de Interés Cultural en fecha 16 de Marzo del 2000. La Almunia, hoy en término de Nuevo Baztán, perteneció a Villar, pero de poco sirvieron los pleitos interpuestos por el Concejo de Villar contra don Juan de Goyeneche por la gran porción de término que se apropió, con su tejera y su famosa dehesa de pastos.


Según el DECRETO 44/2000, de 16 de marzo, por el que se declara Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico a favor de "Nuevo Baztán" (Madrid) la Fuente de la Almunia se define como el ámbito delimitado por el polígono irregular que envuelve a los elementos construidos que configuran a la fuente: paso de acceso a los caños incluyendo pretiles o muros de contención laterales, muro frontal en el que se abrían los caños, estanque principal o superior, y estanque secundario o inferior.


La primera memoria existente de esta fuente y su uso data de 1856 y en ella se dice que no está suficientemente probado el carácter medicinal de esta agua porque aun son escasos los casos clínicos observados. Pero también se comenta que el venero más antiguo tenía una cañería que llevaba el agua hasta una pila colocada en una barraca de la que tenía llaves un guarda. Esto nos hace suponer que ya se utilizaba con anterioridad en forma de baños.El agua se describía desde el principio como diáfana, inodora, insípida, de temperatura entre los 14º y 15ºy con poca cantidad de sales en disolución


Las aguas de la Almunia han bastado para curar algunas enfermedades y lo han hecho con tal eficacia que han despertado vivamente la atención de todos los que tenían conocimiento de ellas y de muchos que ignoraban su existencia.


Este manantial se llego a explotar como balneario, aunque según se cree, sin los permisos oficiales. Surgió en el momento en el que se abrían otros balnearios en la zona como el de Loeches, Peralta o Torres y no sabemos si este intento de aprovechamiento del manantial se debió a las cualidades terapéuticas del agua o a una simple moda, el caso es que no llego a alcanzar la relevancia suficiente como para perdurar en el tiempo.


Aunque no hay constancia de su declaración como agua medicinal, es posible que sÍ fueran reconocidas como tal ya que en varios documentos se habla de ellas hacia el 1856 como aguas minerales y posteriormente en la memoria de Díaz Gómez de 1857 y en la reseña de José Antolí de 1861 como aguas minero-medicinales. Se utilizaba por su acción facilitadora de las digestiones y tonificante del aparato digestivo y del sistema nervioso. La forma habitual de administración era bebida pero también se usaba en baños, que se aplicaba según edad, patología y sexo.


El alojamiento de la gente que acudía a los baños se realizaba en una fonda-hospedería aun existente en Nuevo Baztán, que contaba con trece habitaciones y en algunas casas del pueblo, que se alquilaban por días o meses con todos los enseres necesarios.


La descripción de las instalaciones originales que se ha encontrado no es muy clara, lo que sí parece seguro es que la fuente se surtía del manantial por varios servicios ya que el propio manantial está al otro lado de lo que hoy es la carretera.


Según llegamos a ella vemos la parte correspondiente a la “Fuente”, la cual aprovecha el agua del manantial que brota de suelo. El agua de la Fuente de la Almunia procede de cuatro veneros, uno de los cuales existe hace muchísimos años, sin que jamás haya faltado con corta diferencia el caudal que proporciona. Este primer manantial, el más antiguo y perenne de los cuatro que se observan, tiene una cañería y arca de depósito que le distingue de los demás. Sus aguas caen a una pila colocada convenientemente en el interior de una barraca, cuyas llaves tenía el guarda encargado de la conservación y aseo de dicho manantial según nos dicen los escritos más antiguos que nos hablan del uso de la Fuente. La aparición de los otros tres es mas reciente y ha tenido lugar a las inmediaciones del primitivo sin confundirse con él y que mana a través de dos caños que salen de la pared.

Fuente de la Almunia

Fuente de la Almunia

Fuente de la frescura

Fuente del rey

Fuente del rey

Fuente del rey

HISTORIA

Conoce la historia del pueblo

PROTAGONISTAS

Fundadores y referentes

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

CONJUNTO HISTORICO

Lugares que no te puedes perder

ENTORNO NATURAL

El encanto de la tierra

GUIA

Alojamiento y restaurantes

SITUACION Y PLANO

Como llegar a Nuevo Baztán

GALERIA DE IMAGENES

Momentos inmortalizados

ENLACES DE INTERES

Nuevo Baztán recomienda

INICIO

Página principal de la web

OFICINA DE TURISMO

Todo lo que necesitas a un click