Carlos II de Austria (o Habsburgo ) nace en Madrid el  6 de noviembre de 1661. Apodado popularmente “el Hechizado”, fue rey de España entre 1665 y 1700 siendo el último de la casa de Austria y derivando de aquí el problema sucesorio en los siguientes años a su muerte.


Hijo y heredero de Felipe IV y de Mariana de Austria, a la muerte de su padre heredó todas las posesiones de los Austrias Españoles, entre ellas Sicilia. De constitución enfermiza, débil y de poca capacidad mental, hasta 1675 ejerció la regencia su madre, quien confió el gobierno a valídos, al jesuita alemán Nithard hasta 1669 y a Fernando de Valenzuela. De 1677 a 1679 gobernó Juan José de Austria, enemigo de la reina madre, y posteriormente, hasta 1685, el duque de Medinaceli y el conde de Oropesa. Permaneció bajo la regencia de su madre hasta que alcanzó la mayoría de edad en 1675.  Su popular apodo se le concede debido a  su pésimo estado físico y a lo que pensaban en ese momento que era debido a la brujería e influencias diabólicas. Nada más lejos, la tradicional endogamia en las propias familias reales y los sucesivos matrimonios consanguíneos de la familia real trajeron como consecuencia la degeneración de Carlos que creció raquítico, enfermizo, con poca capacidad intelectual y, además de estéril, provocando el problema sucesorio y el cambio de dinastía.


A la edad de cuatro años, el príncipe Carlos queda huérfano de padre (1665), dejando establecido en su testamento la regencia en  su viuda, la reina Mariana de Austria. Entre 1665 y 1668, Juan José de Austria, hijo bastardo de Felipe IV y, por tanto, hermanastro de Carlos II, a la muerte de Felipe IV contaba con 36 años, luchó hasta la extenuación por conseguir un puesto de importancia en la Corte Española, desgastada a vista de todos  por sus continuadas campañas militares en Italia, Cataluña, Flandes y Portugal.


Finalmente, Carlos II fue proclamado rey en 1665, a los cuatro años. Persona educada por teólogos carecía de ningún tipo de conocimientos políticos y como su mala salud hacía sospechar que moriría joven se descuidó totalmente su educación y por lo tanto, nadie se preocupó de prepararle convenientemente para las tareas de gobierno de un país como España, sometida a continuas convulsiones económicas, políticas y sociales.


Juan José de Austria, gracias al apoyo popular, se convirtió en el nuevo valido aunque su gobierno quedaría ensombrecido por la lucha política contra sus adversarios y la dramática situación de la monarquía hispánica. En ese mismo año, el rey, con dieciocho años, se casará en primeras nupcias con María Luisa de Orleans, sobrina de Luis XIV de Francia y de Enriqueta Ana de Inglaterra. Diez años más tarde murió la reina. Aunque nunca llegó a estar verdaderamente enamorada de su marido, con el tiempo si llegó a sentir afecto hacia él. Ante la falta de descendencia la reina incluso llegó a realizar peregrinaciones a lugares santos y a venerar reliquias sagradas. Finalmente moriría en 1689, dejando al rey en un estado depresivo y aún más lamentable del que estaba.

En los últimos años de reinado el Rey querrá gobernar personalmente, pero su clara incapacidad para ello, hizo confiar el ejercicio del poder en manos de su esposa, la reina Mariana de Neoburgo, quien estuvo aconsejada por el arzobispo de Toledo, el cardenal Luis Fernández de Portocarrero. Y es que durante los últimos años el rey se encontraba en estado muy precario. Los años últimos del reinado de Carlos II estuvieron marcados por la locura del monarca, producto de las presiones políticas y las intrigas palaciegas, y por el problema sucesorio, como consecuencia de la inexistencia de hijos. Convertido en cuestión de Estado, consumió los esfuerzos de la diplomacia europea ya que  se avivó una pugna por hacerse con el trono y con su herencia. En un principio, el candidato designado era José Fernando Maximiliano, hijo del elector de Baviera, pero éste falleció en 1699, y volvió a presentarse el problema de elegir entre el archiduque Carlos, hijo del emperador Leopoldo y biznieto de Felipe III, y Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV y biznieto de Felipe IV. Esto provocó una contienda por la sucesión al trono español en la que intervinieron las principales potencias europeas. La Corte se dividió en dos bandos, por un lado la reina apoyaba al candidato austríaco, y por otro Carlos quien pensaba que sólo el apoyo de Francia podía asegurar la conservación de la monarquía en toda su integridad territorial. Todo esto le hizo decidirse por Felipe, y sin ceder a presiones mantuvo su elección hasta el final dejándolo por escrito el 2 de octubre de 1700 en el testamento que hizo un mes antes de su muerte en favor de Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y de su hermana, la infanta María Teresa de Austria (1638–1683), la mayor de las hijas de Felipe IV.

Últimamente se ha querido demostrar que el testamento de Carlos II es falso. Sin embargo, aunque el hechizado Carlos hubiese sido manipulado por su entorno para afianzar la candidatura del Borbón, éste ya se había antepuesto a su rival por derecho dinástico.


Carlos II, último de los Habsburgo españoles, muere el 1 de noviembre de 1700, a los 38 años, aunque aparentando una vejez prematura. Según el médico forense, el cuerpo del monarca «no tenía ni una sola gota de sangre, el corazón apareció del tamaño de un grano de pimienta, los pulmones corroídos, los intestinos putrefactos y gangrenados, tenía un solo testículo negro como el carbón y la cabeza llena de agua» (GARGANTILLA, Pedro. "Enfermedades de los reyes de España. Los Austrias: de la locura de Juana a la impotencia de Carlos II el Hechizado". La Esfera de los Libros S.L., 2005. ISBN: 8497343387)


El 6 de noviembre llega a Versalles la noticia de la muerte del rey Carlos II. Diez días después,  Luis XIV anuncia que acepta lo determinado en el testamento del rey español. El que será Felipe V de España, parte hacia Madrid, donde llega el 22 de enero de 1701.  La tensión entre Francia y España y el resto de países europeos, que desde el inicio del cambio desconfiaban del inmenso poder que iban a acumular los Borbones, irá aumentando poco a poco debido a varios errores políticos cometidos en las cortes de Versalles y Madrid. Austria, no reconocerá a Felipe V como rey y enviará un ejército hacia los territorios españoles en Italia, sin previa declaración de guerra. El 7 de septiembre será  Inglaterra, y unos meses después, las Provincias Unidas y Austria firmaran el Tratado de La Haya donde en mayo de 1702 declararán entre todos la guerra a Francia y España. Es la denominada “Guerra de Sucesión” en la que participará Juan de Goyeneche como absentista de la Corte facilitando suministros al bando borbónico.


El Rey, sabedor de su plena incapacidad para asumir las funciones de gobierno, finalmente se apoyará en el duque de Medinaceli (1680-1685) a quien designará como su valido, y posteriormente en el conde de Oropesa (1685-1691). Este último aspiró a dar una vuelta a la economía y la hacienda real, para ello, creó el órgano denominado “Superintendencia General de la Real Hacienda”, presidida por el marqués de Vélez, que, aunque realmente  no funcionó como ellos pensaban, lo importante de esto es que marcó el comienzo de las futuras reformas borbónicas. En 1690 tuvo lugar el segundo matrimonio del monarca con Mariana de Neoburgo, hija del elector Felipe Guillermo del Palatinado, Duque de Neoburgo uniendo la falta de sintonía con la nueva reina a los continuos enfrentamientos con la aristocracia y la Iglesia. A esto se unió también los desastres de la guerra contra Francia, se pierde Luxemburgo por la Tregua de Ratisbona en 1684 y Francia invade Cataluña en 1691.


En estos años, el Nuncio del Papa visita al Rey y queda tan impresionado de su figura y deplorable estado que escribirá:

Carlos II de Austria

Maria Luisa de Orleans

Guerra de sucesión


Ayto Nuevo Baztán © 2014 - Todos los derechos reservados

Web diseñada por www.lawebdelinformatico.es

INICIO

Página principal de la web

HISTORIA

Conoce la historia del pueblo

PROTAGONISTAS

Fundadores y referentes

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

CONJUNTO HISTORICO

Lugares que no te puedes perder

ENTORNO NATURAL

El encanto de la tierra

GUIA

Alojamiento y restaurantes

SITUACION Y PLANO

Como llegar a Nuevo Baztán

OFICINA DE TURISMO

Todo lo que necesitas a un click

GALERIA DE IMAGENES

Momentos inmortalizados

ENLACES DE INTERES

Nuevo Baztán recomienda